Página de inicio

Sé bienvenido a mi absurda dimensión.

«Escribir: la única manera de conmover a otros sin ser incomodados por su rostro»

Jean Rostand

Entradas recientes

Creo que descansaré

 Cavó su propia tumba, el ataúd cavó su propia tumba. Toda la tierra mojada que había alrededor se estremeció como un cerdo que se sabe en el matadero a primera hora de un lunes laboral. Un par de cuervos, los últimos que quedaban con vida, alzaron el vuelo y se alejaron en busca de otrasSigue leyendo «Creo que descansaré»

Noche de lluvias

 Llovía. Los jóvenes desconocidos se cogieron de la mano y avanzaron por el siniestro camino. Ella temblaba y a él le quemaba la garganta. Se besaron larga y profundamente, no como dos amantes sino como nubes solitarias que se encuentran. Hallaron un refugio tan abandonado como ellos y allí se cobijaron, cara a cara. ElSigue leyendo «Noche de lluvias»

Matar al Rey López

 Nadie quería jugar con el maniquí humano de madera, y como esto le causaba una profunda pena se dibujó una boca y dos ojos con la esperanza de así ser aceptado por los niños, pero aquella caja contenía demasiados rotuladores y no se pudo resistir a echar volar su imaginación. No era Velázquez.  En suSigue leyendo «Matar al Rey López»

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar